Rehabilitación del amputado | Protésica

¿Cuando puedo comenzar mi rehabilitación?

Antes de comenzar cualquier tipo de rehabilitación se debe de esperar un tiempo post-operatorio prudencial. La duración de este tiempo de recuperación puede variar dependiendo de la cicatrización del miembro residual, en la mayoría de los casos suele durar un aproximado de 2 semanas. Durante este tiempo, es importante no descuidar la evolución del muñón, el cual ira perdiendo volumen a medida que la inflamación y el edema mejoren. Cuando ya la herida del miembro residual se encuentre completamente cicatrizada, su personal médico podrá proceder a retirarle los puntos y usted podrá comenzar su proceso de rehabilitación.

Metas durante la rehabilitación

Durante la rehabilitación hay tres metas principales:

  1. Que exista poco o ningún dolor en el miembro residual.
  2. Que el muñón sea capaz de soportar peso (especialmente en las amputaciones de miembros inferiores).
  3. Lograr la movilidad optima del miembro residual en todas direcciones.

Para cumplir estas metas se debe fortalecer los músculos del muñón y moldearlo para su posterior adaptación a una prótesis ortopédica.

Cicatrización del miembro residual 

Al despertar de la anestesia, su pierna deberá estar envuelta en vendajes, podrá notar que de ella sale un tubo. Este tubo, también conocido como drenaje, fue introducido en la herida durante la operación con la finalidad de drenar los fluidos y la sangre de la misma. El drenaje será retirado a medida que avance el proceso de cicatrización.

En la mayoría de los casos, la herida debe de cerrar en un periodo de tres a cuatro semanas mientras se forma la cicatriz. Pero, este atento. Incluso si la herida aparenta haber sanado correctamente desde afuera, puesto que el único cambio visible van a ser las diferentes tonalidades del tejido de cicatrización, el proceso completo de curación lleva mucho más tiempo.

Luego de aproximadamente un año y medio, la herida ya debe de haber sanado completamente por debajo de la piel.

Se debe de tener un cuidado intensivo durante este tiempo de recuperación, utilizando tanto terapia compresiva y también cremas. El fin de esto es asegurar que el tejido de cicatrización permanezca blando y suave mientras adquiere resistencia. Una cicatrización correcta es esencial a la hora de poder utilizar una prótesis ortopédica.

Consejos para la rehabilitación del amputado

Posturas correctas

Inmediatamente después de la operación, usted no podrá permanecer acostado/a durante periodos prolongados de tiempo ni darse la vuelta en la cama por su propia cuenta. Por lo tanto, deberá obtener asistencia para cambiar de posición varias veces al día. Este reposicionamiento es de suma importancia dado a que lo mantendrá tan libre de dolor como sea posible y evitará la formación de úlceras por presión.

Por otra parte, una vez usted ya pueda moverse den la cama, o incluso salir de esta, por su propia cuenta, debe de evitar ciertas posiciones que podrían resultar perjudiciales para su pronta rehabilitación.

Posiciones a Evitar Amputado

Posturas que deben de evitarse

Ejercicios de movimiento y tonificación 

Es importante fortalecer la musculatura de ciertas áreas, como el torso, los brazos y la pierna sana, debido a que estas ejercerán un papel compensatorio en el cuerpo al haber una extremidad menos. Pida a su terapeuta que le enseñe ejercicios que promuevan su recuperación y que den el mejor entrenamiento posible a la articulación más cercana al muñón. Existen numerosos ejercicios, algunos pueden llevarse a cabo con poco peso y tumbados en una posición cómoda, incluso, algunos pueden realizarse tanto sentados o de pie.

Los ejercicios de movimiento previenen la rigidez de los músculos, y más importante aún, de las articulaciones.

Recuerde, su terapeuta siempre debe de enseñarle los ejercicios y verificar la correcta realización de estos. Hable con él y pídale consejo sobre que ejercicios puede realizar en cada etapa de su rehabilitación.

Ejercicios para amputados

Ejercicios de flexibilidad y tonificación

Compresión inicial del muñón 

Compresión del muñón

Es normal que se produzca una hinchazón inicial en el miembro residual inmediatamente luego de una amputación. Esta hinchazón, también conocida como edema, es una reacción normal, suele reducirse pasada una semana aproximadamente en la mayoría de los casos, pero debe ser cuidadosamente observada.

Poco después de la amputación el muñón deberá ser sometido a presión en amplias áreas por medio de algún medio de compresión. Esto es conocido como terapia de compresión y su finalidad es reducir el edema del muñón y optimizar su talla y forma para el uso de una prótesis ortopédica en el futuro. Esta terapia es sumamente importante, un edema prolongado retrasaría sustancialmente la cicatrización de la herida. Además, la compresión también mejora la circulación del miembro residual y reduce el dolor en el mismo.

El tipo de método de compresión: vendas elásticas, medias de compresión o un encaje de silicona, depende de la técnica quirúrgica a las que se sometió la amputación, el nivel de amputación y las condiciones generales de la herida.

Técnicas de compresión del muñón
Cuidados del muñón