Ejercicios de movilidad para amputados | Protésica

Ejercicios de movilidad para amputados

Los ejercicios para tonificar y dar elasticidad al muñón forman parte del tratamiento postoperatorio del amputado. Realizar estos ejercicios a lo largo de las primeras semanas de la rehabilitación permite evitar las retracciones musculares, la adherencia de la cicatriz y la disminución de la movilidad articular.

Un muñón bien tonificado permite el buen uso de una prótesis ortopédica y proporciona una mejora considerable a la hora de caminar con ella. Tenga presente que, por ejemplo, cuando se utiliza una prótesis para amputados por arriba de la rodilla la articulación de la cadera deberá tomar las funciones del musculo del cuadricep y de la articulación de rodilla.

Ejercicios para la tonificación

Captura 231. Extensores de rodilla Contracción estática: Si tenéis problemas para realizar la contracción con la extremidad amputada, primero hágalo con la otra pierna.

Boca arriba, levante y baje el muñón con la rodilla en extensión. Cara arriba, empezad con la rodilla flexionada e ir extendiéndola. Este movimiento se llama de flexo-extensión.

Sentado en una silla, continua haciendo el movimientos de flexo-extensión de la rodilla. También podéis colocar una toalla en la parte posterior de la rodilla.

Después de unos días de práctica, se puede realizar los mismos ejercicios con resistencia, es decir, con la ayuda de un compañero que oponga resistencia en la dirección contraria a la dirección del movimiento.

Captura 242. Flexores de rodilla de lado: Este ejercicio puede realizarse en diferentes posiciones.

Flexione el muslo y la rodilla.

De pie, flexione el muslo y la rodilla.

Boca abajo, haga lentamente una flexo-extensión de la rodilla.

De lado, extienda primero el muslo y luego flexione la rodilla.

Haga lo mismo pero de pie, primero extienda el muslo y luego flexione la rodilla.

Captura 25Captura 263. Extensores de la articulación de la cadera: Boca abajo, haga una serie de extensiones de cadera (en el caso de los amputados tibiales, realice el ejercicio con la rodilla en flexión y extensión) De pie, extienda la cadera, evitando la flexión hacia delante del tronco (en el caso de los amputados por debajo de la rodilla , como en el ejercicio anterior, realizar la flexión y extensión de la rodilla).

 

En posición pronal, tal y como muestra el dibujo, extienda la cadera. Exceptuando el caso del ejercicio que se realiza de pie, estos ejercicios también pueden hacerse con la ayuda de un compañero que oponga resistencia contraria al movimiento

Ejercicios para la elasticidad

Captura 141. Movilidad en flexión: Sujete el muslo con las dos manos por la cara posterior y fuerce el movimiento de flexión a lo largo de todo su recorrido o anchura.

Captura 15Captura 162. Movilidad en extensión Echado hacia arriba: Flexione la otra extremidad. Esta flexión provoca un movimiento posterior de la pelvis y un estiramiento de la articulación de la cadera.

Echado hacia abajo, apoyándose sobre los codos en el suelo, situé un cojín o almohada bajo los muslos, de forma que se alcen un poco. Esta posición también provoca el estiramiento de la articulación de la cadera y, parcialmente, del principal músculo flexor.

Captura 203. Movilidad en abducción: De pie, apoyando en una pared para mantener el equilibrio, coloque el muñón sobre un soporte (por ejemplo, un taburete) pero manteniendo el muñón de tal forma que no lleguen a tocarse. La extremidad debe de  estar en ligera abducción (alejada del plano medio del cuerpo). Flexione la otra extremidad y así conseguirá el estiramiento de la articulación de la cadera.


Captura 21Captura 224. Movilidad en extensión Sentado:
 Con el muñón colgando por el borde de la cama y con la ayuda de otra persona, fuerce la extensión pasiva de la rodilla. La posición de quien realiza la movilización debe ser estrictamente la que aparece en el dibujo. Cara arriba y con ayuda externa, fuerce la extensión pasiva de la rodilla. Debéis apoyar el muñón sobre la paletilla de vuestro ayudante y la extensión se debe realizar por una tracción en la cara anterior del muslo, tal y como muestra el dibujo.

Echado boca arriba, coloque una toalla doblada debajo del muñón y haga presión en la cara superior del muslo hasta provocar la extensión de la rodilla.