¿Cómo afecta el nivel de actividad al elegir una prótesis ortopédica? | Protésica
Apariencia de una prótesis
Apariencia o Funcionalidad: ¿Qué es más importante en una prótesis?
febrero 19, 2018
Pies Protésicos
Lo que debes saber acerca de los pies protésicos
marzo 7, 2018

¿Cómo afecta el nivel de actividad al elegir una prótesis ortopédica?

Nivel K, Nivel de actividad

Como individuos todos somos diferentes. Todos no tenemos un ritmo de vida igual ni realizamos las mismas actividades con una determinada frecuencia. Por lo mismo, cuando nos toca utilizar una prótesis ortopédica, los componentes que la integran deben ser los más adecuados para nuestro particular nivel de actividad.

Pero ¿qué es el nivel de actividad y qué representa?

El nivel de actividad es un valor que representa un estimado de actividad que un componente protésico está diseñado para soportar. Cada empresa fabricante utiliza un valor diferente, pero por lo general, las ortopedias se apegan al sistema MOBIS de Otto Bock, el cual presenta cuatro niveles, que aplican para las prótesis de miembros inferiores, y son conocidos como niveles K:


K1: Pacientes que caminan en espacios cerrados. Este tipo de pacientes suelen ser de la tercera edad, con marchas inseguras y caminar muy lento. Los pacientes K1 suelen desplazarse en distancias y periodos de tiempo muy cortos, por lo general supervisados y apoyándose con algún tipo de asistencia técnica (como por ejemplo un bastón o caminadora).


 

K2: Pacientes que caminan en espacios abiertos con restricciones. Son pacientes que se desen  vuelven principalmente en espacios cerrados, desplazándose, generalmente, en terrenos planos, pudiendo sortear pequeños obstáculos, como por ejemplo bordillos o Cuando los usuarios K2 se desplazan en espacios abiertos o por superficies irregulares, usualmente se ven en la necesidad de utilizar algún tipo de asistencia técnica (como bastones o muletas).

 

 


 

 

K3: Pacientes que caminan en espacios abiertos sin restricciones. Este tipo de pacientes se desplazan tanto en espacios abiertos como cerrados. Los usuarios K3 pueden caminar a diferentes niveles de velocidad, sorteando diferentes tipos de obstáculos y superficies, incluso irregulares y desnivelados, de forma ilimitada o con muy poca limitación. Los K3 podrán realizar actividades físicas con un bajo impacto mecánico.

 

 


 

K4: Pacientes que caminan en espacios abiertos sin restricciones y con demandas rigorosas especiales. Los usuarios K4 caminan en espacios cerrados o abiertos, y tienen la capacidad de superar cualquier tipo de obstáculos. También tendrán la posibilidad de practicar actividades o deportes, que requieran prótesis con capacidades de soportar tensión y/o torsión, que implican necesidades mecánicas de alto impacto, como correr, saltar, practicar deportes competitivos o como amateur.

 

 

 


Determinar el nivel de actividad es fundamental para seleccionar los componentes que mejor se adapten a las necesidades del usuario de una prótesis ortopédica.

En nuestra experiencia, muchos usuarios de prótesis y sus familiares no suelen ser del todo sinceros sobre las actividades que realizaban antes de sufrir su amputación, tendiendo a describir un nivel de actividad en sus vidas superior al que de verdad tenían. Es importante que se sea sincero con su ortopedista, dado que llegar a utilizar una prótesis elaborada con componentes diseñados para un nivel K que difiera al del paciente puede tener consecuencias no deseadas.

Si por ejemplo, un usuario muy activo (K3 o K4) utiliza una prótesis para un nivel K menor (K1 o K2), a la hora de desempeñar ciertas actividades encontrará mayores dificultades, porque la prótesis estará siendo sometida a una carga superior para la que no fue diseñada, y lo más probable es que tienda a averiarse rápidamente.

Por su parte, si un usuario con un nivel de actividad bajo (K1 o K2) emplea una prótesis de un nivel K alto (K3 o K4) puede resultar contra producente, dado a que los componentes para los niveles K bajos están más orientados apoyar la estabilidad del paciente al caminar sobre, por ejemplo, la velocidad de dicha caminata, por lo que al emplear una prótesis de un nivel K  diferente al suyo el dispositivo no les apoyara en las áreas que realmente el necesita como usuario, resultando la prótesis inestable e insegura para su uso.

Todo esto no significa que un amputado no pueda aspirar a mejorar sus niveles de actividad en el futuro. Con dedicación y esfuerzo, el nivel K de muchos usuarios tiende a aumentar. Muchos usuarios K2 suelen subir a K3 o hasta K4 luego de haber aprendido a dominar su prótesis ortopédica y recuperado en gran medida la independencia y confianza que tenían antes de sufrir la amputación. Igualmente, los pacientes K1, por lo general mayores suelen utilizar componentes de nivel K2 cuando dejan de desplazarse de forma inestable e insegura al caminar con su prótesis ortopédica.

Cuando el usuario quiera cambiar de un nivel K a otro, lo importante es que lo consulte inmediatamente con su protesista. En Protésica siempre estamos dispuestos a analizar, si su caso particular, aplica para una reclasificación de nivel K.  ¡Protésica siempre contigo!

 

 

Protesica Colombia
Protesica Colombia
Ortopedia especializada en la elaboración de prótesis y órtesis de la más alta tecnología, localizada en Barranquilla, Colombia, y que brinda servicios en toda la región de la Costa Atlántica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.